Enfoque Directo

Reflexionar sobre la democracia

728×90 – Abajo del titulo – Articulo individual

NO SE SABE SI EN NUESTRA PROVINCIA, EL OFICIALISMO VIVE EXTEMPORÁNEAMENTE EN UN INTERNA PERMANENTE PARA RATIFICAR ESPACIOS DE PODER O ESTÁ PREOCUPADO POR PONER EN MARCHA UN MODELO DE PROVINCIA DE DESARROLLO.

Vivir en democracia es la mejor opción. No hay discusión sobre este sistema que permite el ejercicio ciudadano por medio de mecanismos directos e indirectos. El problema es que acudimos a un sistema viciado de prácticas que ponen en duda la credibilidad de los gobernantes y de su responsabilidad a la hora de gobernar para mejorar la vida de las personas. No se sabe si en nuestra Provincia, el oficialismo vive extemporáneamente en un interna permanente para ratificar espacios de poder o está preocupado por poner en marcha un modelo de provincia que permita, en algún momento, que en La Rioja la prioridad ya no sean los recursos que manda la Nación para poder pagar los sueldos.

Pone en perspectiva que al menos, un peronismo amañado, pudo gobernador durante años, pero no pudo hacer es que La Rioja deje de pertenecer al grupo de las jurisdicciones más pobres del país. Así lo revelan los datos del INDEC.

Con un contexto nacional complejo, el Gobierno de Sergio Casas reclama más recursos al Gobierno de Macri, tanto extracoparticipables como el punto de coparticipación. El Gobierno nacional asegura que habrá más dinero para las provincias y que por ahora el reclamo de La Rioja fue tomado pero será analizado “en un marco de restricción”. Así lo dijo el jefe de Gabinete, Marcos Peña que también se encargó de decir que “Cambiemos quiere construir una alternativa opositora en La Rioja al igual que el peronismo a nivel nacional como oposición al Gobierno de Macri”. “Hay que elevar el nivel del debate” dijo en relación esta pelea entre la oposición y gobierno sobre quien tiene la verdad respecto del manejo de fondos.
Casas sostiene que La Rioja necesita más fondos, la oposición argumenta que es necesaria la transparencia. Las dos cosas son necesarias y tanto el oficialismo como la oposición, cada uno con la responsabilidad que le toque, deben ser los garantes del funcionamiento del Estado.

El dinero tiene que llegar por ley y la transparencia no es un acto de voluntarismo, es también obligatoria. En este sentido y ya en el contexto local, lo que no está claro es que si para gobernar es necesario asentir permanentemente con los gobiernos de turno, que sería contrario al juego propio de la democracia. ¿Quién dice la verdad respecto de la relación entre el intendente Alberto Paredes Urquiza y el gobernador Sergio Casas?
Es una relación rota políticamente según el jefe comunal pero que impacta en lo institucional. Según el Intendente, la provincia “lo asfixia” porque no quiere darle más dinero que necesita para gastos de funcionamiento por lo que acudirá a tomar un crédito, previo a la aprobación del Concejo Deliberante. Casas también puso trabas para el otorgamiento de una crédito para obras, sostienen.
En tanto, desde la Casa de Gobierno están cerrados a la petición de Paredes Urquiza y tienen otra versión. Detrás de esta pelea vuelve aparece la interna, la conducción del PJ, las futuras candidaturas. No empezamos a tener resultados en esta gestión y algunos ya están apurados en posicionarse para las próximas elecciones. Y bajo la mentira de una interna, van por la lista de unidad, la manera “consensuada” de forzar líderes. De todas formas, el PJ fue bastardeado una y otra vez.

Lo importante que deberían saber los gobernantes es que la gente espera respuestas, que los eligió para cumplir con un mandato electoral que no significa la toma de decisiones arbitrarias, para el armado de poder de unos pocos.
Y para la oposición, que lo discursivo no alcanza. Hasta el momento no se conoce un modelo que permita ver a La Rioja como una provincia de despegue. Persisten viejas prácticas que ya no funcionan. Claro que la responsabilidad de las elecciones de los gobernantes también le cabe a la sociedad.

Y hablando de democracia, la semana pasada el Sergio Casas separó de EDELaR a Roberto Catalán que a través de un tuit, por la aparición del nieto 121, puso de nuevo la teoría de los dos demonios. Lo separó a las pocas horas de conocerse el mensaje pero lo avaló durante años. No se trata de un tuit, se trata de un esquema de pensamiento de una persona que fue parte de un estado democrático.

728×90 – Debajo del la nota – Articulo individual

Síguenos en las redes

370×300 – Publicidad general 1