Enfoque Directo

Piden cambio de carátula, restitución de una menor y detención de presunto abusador

728×90 – Abajo del titulo – Articulo individual

La jueza de Violencia de Género y Protección Integral de Menores N° 2, Karina Cabral determinó que el cuidado personal de una niña, presuntamente abusada por su abuelo paterno, quedaba en manos de su padre. El caso suma así nuevos interrogantes sobre el accionar de la Justicia y de su competencia.

La jueza de Violencia de Género y Protección Integral de Menores N° 2 , Karina Cabral, durante la feria judicial y subrogando a la ex jueza, Magdalena Azcurra, determinó el pasado 10 de marzo, que el cuidado personal de una niña, presuntamente abusada por su abuelo paterno, quedaba en manos de su padre.

La magistrada tomó una resolución que le correspondería al fuero civil. Así lo aseguró el abogado de la madre de la menor, Alejandro Cruz Antúnez en declaraciones a Radio La Red La Rioja. El letrado explicó que “desde hace dos años la madre viene luchando y litigando en un caso que tiene cuatro expedientes, de los cuales, se activaron dentro de la Feria Judicial, el de impedimento de contacto y el de abuso”.

La madre de la niña denunció dos veces al abuelo paterno por presunto abuso: la primera denuncia fue radicada en el 2018 y el juez Daniel Barría determinó la falta de mérito y la segunda, fue en julio del 2019. Durante este último año, el padre presentó ante el Juzgado de Violencia de Género una denuncia por impedimento de contacto.

“Puntualmente en el expediente de abuso, es una denuncia radicada en 2019, pero hay una previa en el 2018 la cual está con falta de mérito –sin resolución firme – por la misma víctima y contra el mismo autor. En el 2019 (la madre) realiza otra denuncia contra el mismo supuesto autor del hecho y al momento de realizarla y en el cotejo por parte de la policía técnica judicial se hace secuestro de la prenda íntima. Luego, se producen las pericias y el 22 de abril se incorpora el informe con resultado positivo y es una prueba contundente y ahora hay que determinar si ese elemento químico positivo coincide con el ADN del supuesto acusado”, expresó Cruz Antúnez a La Red La Rioja.

En la causa del primer abuso, “en base a informes había uno, de un medica legal que decía que había un abuso y un informe de un perito oficial del Juzgado de Menores, que decía que no tenía signos pero que no podía tampoco expresarse por su corta edad.  El padre realiza un pedido de contacto a la Cámara Civil y la madre, en su entendimiento, siguió sosteniendo ese abuso y trato de impedir que el padre lleve a su hija al lugar donde el contacto por el abuelo”, aseguró.

Cruz Antúnez dijo que solicitaron “el cambio de carátula, la inmediata detención y el cotejo de ADN en base a las pruebas”. “Hay muchas contradicciones con su indagatoria, su ampliación y su negación a realizar la prueba psicológica y no hay un ánimo de colaborar en el sentido técnico”, aseveró respecto del presunto acusado.  Agregó al respecto que “hay un dato muy interesante: la menor fue intervenida por cinco psicólogas, de las cuales, tres fueron favorables y objetivas, pero una que es perito oficial del TSJ y que es magister en psicodiagnóstico dice en sus conclusiones que habría abuso en base a los juegos de la menor. Eso es trascendental”.

Competencia

Respecto del cambio del cuidado personal provisorio de la niña dictada por la Jueza Cabral, Cruz Antúnez explicó que no es competencia de la jueza de Violencia, sino que le corresponde a la Cámara Civil determinar al respecto.  “No es competente para dictar ese tipo de resoluciones y es la Cámara Civil y el Juez de Menores por lo que estaríamos creando un grave antecedente. No es la materia para la cual fue creado (el Juzgado)”.

La entonces jueza natural de la causa, Magdalena Azcurra, dictó, hace unas semanas, una resolución por la cual anulaba la de Cabral y ordenaba la restitución de la menor a su mamá. “Fue Asuntos Juveniles y se requirió al padre la entrega. Pero cuando llegamos en el domicilio había nueve personas con la menor de 4 años, rodeada de mayores y con un policía de por medio la niña no quiso irse”, dijo.

728×90 – Debajo del la nota – Articulo individual

Síguenos en las redes

370×300 – Publicidad general 2