Enfoque Directo

Disciplinados, no unidos

728×90 – Abajo del titulo – Articulo individual

ES VOLVER A PENSAR QUE ESO QUE PARECE UTÓPICO POR EL DESCREIMIENTO SE PUEDE RETOMAR. HAY QUE RECUPERAR LA CAPACIDAD DE REACCIÓN Y DESNATURALIZAR QUE TODO PUEDE SER Y QUE YA NADA PUEDE SORPRENDER SOBRE LAS MALAS PRÁCTICAS POLÍTICAS QUE ATENTAN CADA VEZ MÁS CONTRA LA REPÚBLICA Y LA DEMOCRACIA.

Las voces por la unidad del PJ para las elecciones legislativas de junio aparecen por todos lados porque el oficialismo, que si bien tiene mayoría en la Cámara de Diputados, quiere legitimarse quedándose con la mayoría de las bancas, especialmente, las de la Capital. Después de los últimos resultados electorales quiere demostrar su poder y consagrar su representación en una sola lista. Y la metodología vuelve a ser la misma respecto de la elección de los candidatos.
Junto al operativo clamor por un peronismo unido, pero que está fragmentado, se suman las declaraciones de funcionarios que intentan instalarse como candidatos. Muchos quieren ser. La decisión de los nombres está en manos de unos pocos.
Con la idea de la unidad, el oficialismo, vuelve a caer en la subestimación de la inteligencia del electorado. Sumandos los contextos nacionales y locales es la peor de las estrategias cuando el lazo de la confianza se rompió: mostrar algo que no es.

La Cámara de Diputados debe renovar este año la mitad de sus bancas y la representación de la Capital ya que, después de las elecciones del 2015, se empezaron a conformar nuevos espacios políticos que van a disputar la conducción de la Provincia. Todo esto no se dice pero está implícito y ya está en marcha.

Mientras tanto, hay actores políticos que hablar de una “nueva forma de hacer política”, de terminar con prácticas del pasado, de las que fueron parte pero que buscan “romper”. Entre ellos, se encuentran el intendente Alberto Paredes Urquiza y el vicegobernador Néstor Bosetti. ¿Qué sería la nueva política? ¿Cómo se construyen los espacios de legitimación? ¿Hay que responder a solo conductor como es el caso del diputado Beder Herrera? ¿Los intereses de quienes deberían representar los elegidos por el voto popular? ¿Es la nueva política dejar cargos para los que fueron elegidos y volver a las urnas sin terminar mandatos? Y no son preguntas que solo le cabe al oficialismo también va para los representantes de la oposición a nivel local. Todos parte del mismo sistema de representación democrática.
Interpela a los funcionarios pero debería interpelar también al electorado. Sinceramiento, intereses colectivos, declaraciones juradas que se publiquen, información pública, políticas de estado claras, funcionarios que no puedan enriquecerse con el Estado, periodicidad de mandatos, honestidad, etc. La lista puede ser larga y no tiene nada de ingenuidad.

Es volver a pensar que eso que parece utópico por el descreimiento se puede retomar. Hay que recuperar la capacidad de reacción y desnaturalizar que todo puede ser y que ya nada puede sorprender sobre las malas prácticas políticas que atentan cada vez más contra la República y la democracia.

728×90 – Debajo del la nota – Articulo individual

Síguenos en las redes

370×300 – Publicidad general 1