Enfoque Directo

Abuso sexual: “La ausencia de signos no invalida el relato de la víctima”

728×90 – Abajo del titulo – Articulo individual

Patricia Visir, psicóloga y especialista en Violencia Familiar, habló sobre abuso sexual, las fases, los signos y al abordaje. “Es muy importante tener en cuenta que la retractación valida el abuso y eso es algo que tenemos mucho que enseñar sobre todo a la justicia”, expresó en su disertación.

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud y Unicef señalan que una de cada cinco niñas y uno de cada trece niños sufrirán algún tipo de abuso sexual durante la infancia, tanto a nivel mundial como en nuestro país.

El pasado 23 de agosto, se desarrolló un nuevo encuentro de la Diplomatura en Formación de Acompañantes Comunitarios/as contra la Violencia de Género en la Universidad Provincial de Córdoba. Un espacio de formación del Polo de la Mujer de esa ciudad. El módulo fue destinado a “hijos e hijas en situación de violencia” y tuvo entre las disertantes a Patricia Visir, psicóloga y especialista en Violencia Familiar.

La experta en maltrato y trauma Infantil, consejera de minoridad y ex presidenta de la Asociación Argentina de Prevención en Maltrato Infantil (ASAPMI) explicó las fases del abuso, los indicadores para detectarlo y el abordaje profesional.

“Son actos de naturaleza sexual que son impuestos por un adulto sobre un niñx que por su condición de tal carece de desarrollo, madurativo, emocional y cognitivo para dar su conocimiento acerca de los actos en cuestión. El adulto utiliza su posición de poder para involucrar al niñx en tales actos con el objetivo de obtener gratificación sexual. El mayor factor de vulnerabilidad del niñx, además de la edad, es la particular situación de dependencia respecto del adulto”, fue la primera aproximación de la especialista en el abordaje sobre abuso sexual.

Explicó entonces, que “para dar consentimiento tienen que haber libertad y tiene que haber consentimiento y es mucho más clara cuando se trata de niños en relación adultos. No saben los que les están ofreciendo y menos saben las consecuencias. Tampoco pueden dar consentimiento emocional y por eso el cuerpo empieza a dar síntomas. Esto es posible por dos motivos: los niños por la edad tienen naturalmente un factor de vulnerabilidad extra y otra, una situación de dependencia con el adulto”.

“El nene o la nena cree que con el silencio se mantiene el equilibrio familiar. Por eso yo hablo de alineación e inversión de roles. En vez de que estos adultos estén acompañando el crecimiento, les están haciendo daño.  Muchas veces no hay ni una palabra para silenciar al chicx, con una mirada, basta. Muchas veces es explícito, con amenazas. ¿Si vos hablas de esto nadie te va a creer (cosa que lamentablemente es así) o voy hacerlo con tu hermanita, tu mamá se va a volver loca, me van a llevar preso; vos querés eso?”

Lo intrafamiliar

Visir hizo una clara descripción de la dinámica del abuso en al ámbito familiar donde opera por parte del abusador el engaño y la seducción. “En el caso de la dinámica del abuso y que es intrafamiliar se va dando de una manera diferente y sin emplear la violencia en el modo, en esto del esto del engaño, la seducción. En un primer momento hay una vinculación especial con este niño y con esta niña. Por ejemplo, juegan hacerse cosquillas, empiezan los favoritismos: ¿quién es la favorita del tío?. Y después de toda esta preparación que hace el abusador, ya no tiene necesidad porque las cosquillas son en cierto lugar y ahí aparece el abuso sexual propiamente dicho”, explicó la especialista.

Otra de las características del abuso es que se “se impone el secreto, el silencio es el mejor amigo, lo que propaga el abuso y que hace el abuso siga existiendo”.

“El nene o la nena cree que con el silencio se mantiene el equilibrio familiar. Por eso yo hablo de alineación e inversión de roles. En vez de que estos adultos estén acompañando el crecimiento les están haciendo daño.  Muchas veces no hay ni una palabra para silenciar al chicx, con una mirada, basta. Muchas veces es explícito, con amenazas. ¿Si vos hablas de esto nadie te va a creer” (cosa que lamentablemente es así) o voy hacerlo con tu hermanita, tu mamá se va a volver loca, me van a llevar preso, vos querés eso?”

Las fases del abuso

La fases del abuso sexual infantil tiene varias etapas: la del secreto, la del develamiento: accidental o intencional que puede llevar a la intervención y la represiva: cuando la reacción del resto de la familia no apoya el relato del niñx y éste se retracta.

” Unos de cada 10 niños hablan de su padecimiento. “Cuando a mí me preguntan capciosamente: ¿los chicos mienten sobre el abuso, pueden mentir sobre que son abusados”, comentó la especialista sobre las dudas que se presentan respecto de los relatos.

“El develamiento puede ser accidental o empiezan hacer dibujo que a la gente que tiene un poco de entrenamiento y un ojo más sagaz pueden darse cuenta que algo está pasando. O, puede ser voluntario porque a pesar de las amenazas y la vergüenza los chicos cuentan lo que les están pasando. Viene una fase que es esperable, porque después de un tiempo de vivir y padecer esto que un chico que vive todo esto, es tan terrible, los tiempos de justicia, la falta de red dentro del medio familiar, los chicos dicen, bueno en realidad no fue tan así, es que yo estaba enojada con mi padrastro porque no me dejaba salir y esto es algo que a la justicia le encanta escuchar, ahí creen”

“Es muy importante tener en cuenta que la retractación valida el abuso y eso es algo que tenemos mucho que enseñar sobre todo a la justicia que pueda entender. Vienen el nene corriendo a abrazar a su papá (en caso de que sea el abusador) porque Los chicos quieren a cualquier papá antes que a ninguno y yo te quiero, pero no quiero lo que me estás haciendo. Esto es muy difícil a los que piensan que 1 más 1 es dos.”, dijo con claridad.

El relato es uno de los indicadores que valida el abuso

Hay indicadores de certeza para detectar abusos. Existen indicadores físicos y otro tiene que ver con el relato que muchas veces se pone en duda. “Hay criterios internacionales para validar un relato de abuso sexual, pero es un muy difícil que un chico pueda mentir sobre esto y sostenerlo. Pero hay mucha creencia por lo menos en Buenos Aires y Capital sobre la idea de que la mayoría de los relatos son falsos y desde esa creencia anterior a ello se imparte justicia cosa que es muy peligrosa”

“A la mañana soy un niño que mi papá me acompaña, me hace el desayuno, me lleva la colegio y a la noche se mete en mi cama, son dos papas diferentes. ¿Cómo convive en la misma cabecita la idea que el mismo papá que me acompaña y a la noche se mete en mi cama?  El psiquisimo te defiende de cualquier situación de trauma poniendo como una pared y del otro lado se tira de la pared las cosas que no son agradables y después no me acuerdo nada”

El abuso sexual infantil puede detectarse a través de conductas sexualizadas para la edad, síntomas de trastornos de estrés postraumático y los trastornos disociativos que es una estrategia de supervivencia. son síntomas que aparecen. “A la mañana soy un niño que mi papá me acompaña, me hace el desayuno, me lleva la colegio y a la noche se mete en mi cama, son dos papas diferentes. ¿Cómo convive en la misma cabecita la idea que el mismo papá que me acompaña y a la noche se mete en mi cama?  El psiquisimo te defiende de cualquier situación de trauma poniendo como una pared y del otro lado se tira de la pared las cosas que no son agradables y después no me acuerdo nada”, explicó la especialista.

Fases

  • Fase del secreto: Nutre el abuso, se basa en el favoritismo o, en la coerción o la amenaza más explicita.
  • Fase de develamiento: accidental o intencional. Puede llevar a la intervención
  • Fase de represiva: cuando la reacción del resto de la familia no apoya el relato del niñx, éste se retracta.
728×90 – Debajo del la nota – Articulo individual

Síguenos en las redes

370×300 – Publicidad general 1